.

LIBROS PUBLICADOS REDES SOCIALES
Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

jueves, 2 de enero de 2014

RECUERDOS DEL VIEJO TRANVIA

América ( la niña) y su padreExtractos tomados del diario “PEDAZOS DE VIDA” de América Reyes Expósito, en los que nos cuenta sus recuerdos del viejo tranvía, del que su padre, “Sebastián Reyes Rodríguez” fue Conductor.


… mi padre fue conductor del tranvía, cobraba muy poco dinero y no podía tomar ni café, por eso mi madre, cuando le tocaba trabajar por las mañanas, le preparaba un jarrito, que tenía esmaltado, con un poco de té muy caliente, le ponía gofio y me decía: “América anda para que le lleves el desayuno a tu padre que estará tullidito de frío y ten cuidado si te da alguna peseta, no la pierdas, que tengo que comprar papas y aceite.” Tengo que decirles que si tenía alguna pesetita eran de las que le daban las lecheras que bajaban en el tranvía.



…En aquellos tiempos corrían más penas que glorias. Yo, por ser la más vieja de siete hermanas, tenía que llevarle el desayuno a mi padre a la estación, y así me daba cuatro o cinco pesetas que le daban las gangocheras  que viajaban en la jardinera que era como un tranvía pequeño donde se transportaba lo poco que había en esos tiempos: las lecheras, floristas y panaderas además de mercancías prohibidas como los conejos, cerdos, gallinas y otros productos cárnicos. Les cuento todo esto para decirles que el azúcar que mi padre me daba era del café que le pagaban las gangocheras para que cuando pasaran por le fielato mi padre le dijera al inspector que no llevaban nada prohibido.

Me acuerdo mucho de cuando terminaba el desayuno me decía:

Súbete que te llevo hasta
La esquina del café “El Castillo.”

Antes de parar me decía:

Toca la campana para que la gente sepa que vamos a llegar
y ten cuidado no pierdas lo que te di  (eran unas pesetas).

 

Gangocheras y lecheras esperando el tranvía en La Laguna

Contaba muchas anécdotas, por ejemplo, cuando le tocaba trabajar para Tacoronte le gustaba porque al igual que en Santa Cruz, en San Benito  existía otro fielato con lo cual recibía papas, cebollas, vino y algunas otras cosas.  Un día hablando con un señor de lo alto de Tacoronte este le contaba que bajó para el médico porque se encontraba mal ya que hacía muchos días que <<no podía hacer del vientre>>. Ese día le tocó trabajar con mi padre a un cobrador que lo llamaban Camacho “el manco” y oyendo la conversación de mí padre con el señor enfermo le dijo:

Mire, no se preocupe que Sebastián es curandero y  habla
con el señor de la farmacia y verá que pronto lo cura.

Fueron a la farmacia y que sería lo que le dieron que este muy agradecido le dio a mi padre 10 pesetas que en ese tiempo le dieron a mi madre para darnos un banquete. Pero al cabo de unos días, dicho señor  buscaba a mi padre porque el purgante que le dieron en la farmacia lo había dejado sin fuerzas.

Con respecto al tranvía, era el único medio de transporte que existía entre La Laguna, Santa Cruz y Tacoronte. En él viajaban los estudiantes, los _MG_0007obreros, etc.  Me acuerdo de cuando bajaba por la calle Herradores con el sonido particular de las ruedas chirriando por los raíles y la campana sonando cuando llegaba a cada esquina. Era bonito cuando llegaba a la estación y los conductores se bajaban y de la trasera tiraban de una cuerda para darle la vuelta al trole. Cogían la manivela que tenía para maniobrar y esperaban a que subieran los pasajeros. Mientras el que tenía dos reales se tomaba un café, el que no los tenía esperaba en la estación a que el tranvía se llenara.


Lo que me gustaría contar es que cuando veo el nuevo tranvía me da alegría y llegan a mi los recuerdos  bonitos que tengo del otro. Felicito  a quienes  tuvieron la gran idea de ponerlo de nuevo en nuestras vidas. A mí, particularmente me gusta mucho.

1008-1

El tranvía 15
Solía ser conducido por Sebastián.

Bibliografía.

Fotos y textos de: América Reyes Expósito.

3 comentarios:

  1. Emotivo relato, conozco a las siete hijas de Sebastián, a él también lo conocí. Hay que escuchar a las siete juntas contar las historias del padre, lo del curandero tiene tela jajaja. Muy bonito.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. yo busco a un señor llamado guillermo evaristo arvelo viera que fue antiguo conductor del tranvia y posteriormente ordenanza del cabildo de tenerife puede alguien conocido decirme algo soy su nieto muchas gracias

    ResponderEliminar