.

LIBROS PUBLICADOS REDES SOCIALES
Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

domingo, 26 de enero de 2014

EL TEIDE - 60 AÑOS COMO PARQUE NACIONAL

El 22 de enero de 2014 se cumplieron 60 años de la declaración del Teide y su entorno como Parque Nacional.

Con este motivo,  el Periódico La Opinión dedicó un artículo que repasa alguna de las actividades que se han llevado a cabo en este espacio.

teide 001

lunes, 20 de enero de 2014

CANARIAS MI MUNDO – EL TELEFERICO - EN RTVC

Charlando del Teleférico del Teide en el programa “CANARIAS MI MUNDO”  de la Radio Televisión Canaria con Alexis Hernández..

BdDYkmuIEAAUmtQ

 

Entrevista en la radio autonómica

 

logo_rtvc_es_blanco_small_block[4]

domingo, 19 de enero de 2014

SENDERISMO Y NIEVE EN EL TEIDE

Ruta que se inicia en la subida de Montaña Blanca (PN del Teide) y termina en el Centro de Visitantes del Parque, en el Portillo..
  • Dificultad: baja.
  • Duración: 4,30 horas (parando para comer)
  • Distancia  11,100 Km.
  • Tipo: lineal


  • Ver Teide-nieve en un mapa más grande

    PERFIL DEL TERRENO

sábado, 18 de enero de 2014

PRESENTACION DEL LIBRO SOBRE LA HISTORIA DEL REFUGIO DE ALTAVISTA

El 17 de enero se presentó en el Cabildo Insular de Tenerife mi libro sobre la Historia del Refugio de Altavista.

Obra que ha sido posible publicar gracias a la colaboración del Teleférico del Teide y Limpiezas Victoria, que han realizado el esfuerzo económico para cubrir los gastos de maquetación e imprenta.

(pulsando sobre las imágenes se pueden ver a mayor resolución o acceder a la fuente original)

IMG_0021
1486088_10203079222847619_1952495742_o1517639_10203079229007773_64683224_n
IMG_0023
1486088_10203079222847619_1952495742_o

Nota de prensa del "Diario de Tenerife" y Web "Tenerife.es" (Prensa del Cabildo de Tenerife - 20/01/2014):




Entrada del Blog del teleférico (17/1/2014):

Imagen1

Nota de prensa del periódico "El Día" (18/01/2014):

Imagen4

(18/01/2014)



(20/01/2014)



Nota de prensa de "ElperiodicodeCanarias.com" (20/01/2014):



Nota de prensa de "LaVOZdeTENERIFE" (20/01/2014):


Nota de prensa del "Diario de Avisos" (21/1/2014):


Nota de prensa de "LaTribunadeCanarias.com" (20/01/2014): 


Nota de prensa de "La Opinión" (20/01/2014): 


Referencia en Tenerife News (Edición en Inglés):






FOTOS HISTORICAS DEL REFUGIO DE ALTAVISTA

Colección de fotos del refugio de Altavista y del sendero de acceso.


Imagen1
portada-1
IMG_1846
117

HACIA EL REFUGIO


FOTOS DEL REFUGIO

 

CUEVA DEL HIELO

 

PASARON POR ALLI

EN EL PICO DEL TEIDE

Gracias a todos los que han aportado su granito de arena cediendo fotos para su publicación en esta entrada.

EL REFUGIO DE ALTAVISTA – DOCUMENTOS

Esta entrada contiene una colección de documentos e imágenes relacionadas con el refugio de Altavista, que por su interés y valor histórico merecen ser difundidas como complemento al trabajo de investigación recogido en el libro “HISTORIA DEL REFUGIO DE ALTAVISTA”.




CREDITOS:

  • Archivo del Ayuntamiento de La Orotava.
  • Real Observatorio de Edimburgo.
  • Archivo del cabildo Insular de Tenerife.
  • Eduardo Saavedra.

GEORGE JOHN SCARLETT GRAHAM TOLER

036Graham-Toler, nació en Londres el 17 de agosto de 1850. Era hijo de Otway Iortesene Graham-Toler y de Henrietta Elizabeth Scarlett y nieto del distinguido jurista y Barón de Abinger, James Scarlett. Pertenecía al “British Colonial Imperium”. Era fotógrafo, filántropo y naturalista25, 29.

  131-1
Llegó a Tenerife en 1889, a la edad de 39 años, atraído intensamente por los relatos y fotografías de viajeros principalmente ingleses que habían visitado la isla, cuyas publicaciones llegaron a sus manos, además de en busca de una cura para la tuberculosis20.

Inicialmente se instaló en su tienda de campaña cerca de la zona de Madre del Agua en Granadilla. A continuación se trasladó a la cañada de la grieta, donde realizó una canalización del agua que le permitía aprovecharla para el consumo.

Una vez instalado en el Hotel Hespérides de la Villa de La Orotava, tomó su cámara y su tienda de campaña, iniciando su andadura por diversos parajes de la isla, tomando fotos y residiendo en su tienda de campaña. El lugar que más le impresionó fue las Cañadas y el Teide.

Entabló relación con la familia de Don Antonio Monteverde y del Castillo, al que solicitó la mano de su hija Doña María del Carmen Monteverde y Lugo de 17 años de edad. Para que el matrimonio se pudiese llevar a cabo, tuvo que renunciar al culto anglicano y abandonar la militancia a la masonería, para adoptar la doctrina católica. Se bautizó el 25 de enero de 1892 y su matrimonio se celebró el 17 de octubre de ese mismo año26.

Con el objetivo de que los excursionistas y científicos tuviesen un lugar donde pernoctar en el Teide, financió de su pecunio particular la construcción de un refugio en la zona de Altavista en el año 189127.
Falleció a las 20.00 horas del 29 de agosto de 1929 a la sazón de 79 años de edad, no dejando descendencia. Su funeral fue oficiado por el párroco de la iglesia de La Concepción de La Orotava, don Manuel Díaz Llanos y Bautista28. Sus restos descansan junto a los de su mujer en el nicho de su propiedad número 21 del patio tercero, grupo “D” del cementerio municipal de la Villa de La Orotava.

168143146-1141-3

Desgraciadamente sus negativos, cámara fotográfica y su inseparable tienda se perdieron al ser remodelada la estancia en la que vivió sus últimos años28.
038-2

En la Villa de La Orotava una avenida lleva su nombre.
 
142-1142-3142-2

Para la elaboración de este artículo se ha utilizado la siguiente bibliografía:

 LIBROS
  • Viajeros Ingleses en las Islas Canarias durante el siglo XIX. José Luis García Pérez. Caja General de Ahorros de Canarias. 1988.
  • George Graham Toler. Estancia de un noble inglés en Tenerife. Teresa Báez Arbelo. Ayto. de La Orotava. 2003.
ARCHIVOS
  • Archivo del Ayuntamiento de La orotava.
INTERNET
  • Jable: Buscador de prensa histórica.
  • Web: Efemérides. Bruno Juan Álvarez Abreu.
COLABORACIONES
  • Juan Carlos Monteverde García, poeta y escritor, descendiente político de Don Graham-Toler.
  • Juan Dickinson - Londres.

CHARLES PIAZZI SMYTH

Imagen1
011
Nació en Nápoles (Italia) el 3 de enero de 1819. Era hijo del almirante William Henry Smyth y de Annaelia. Sus primeras clases sobre astronomía las recibió en el observatorio situado en Bedford (Inglaterra), donde su familia se había establecido.

A los 16 años se había convertido en asistente de “Thomas Macleard”, con quien observó el cometa Halley y el gran cometa de 1843 desde el Cabo de Buena Esperanza.

En 1845 fue nombrado Astrónomo Real de Escocia, con sede en el observatorio de Calton Hill en Edimburgo (capital de Escocia), formando parte de la institución hasta 1888,  año en el que renuncia. Además fue profesor de la Universidad de esta ciudad.

En 1856, mientras disfrutaba de su luna de miel, se trasladó a Tenerife, donde realizó experimentos astronómicos en los altos de Guajara y en Altavista (en el lugar conocido como “La Estancia de los neveros”, en el Teide) con el fin de comprobar las ventajas de disponer de un observatorio astronómico de alta montaña. Para este fin, construyó el primer  refugio de piedra y lona en Altavista, justo en el lugar donde se encuentra el actual.


Las observaciones las realizó con un telescopio ecuatorial de 1,88 metros.
En 1858, escribió un libro titulado “Teneriffe an astronomer’s experiment” que recoge su trabajo en el Teide y Guajara. La obra está ilustrada con una serie de fotografías
charlespiazzismyth-grave
estereoscópicas.

En el viaje le acompañó su mujer, Jessie Duncan (Piazzi Smyth), considerada la primera mujer fotógrafa de Canarias y la primera mujer que subió al Teide. Su trabajo en el Teide, fue el detonante para que en años posteriores siguieran su senda infinidad de científicos, especialmente astrónomos, botánicos y geólogos. En los años posteriores continuó con sus observaciones e investigaciones en Portugal, Egipto, etc.


Original conservado en la Biblioteca Municipal de Santa Cruz de Tenerife


Murió el 21 de febrero de 1900. Sus restos descansan en la iglesia de Saint John en Sharow (Inglaterra).

En honor a su trabajo, se le dio su nombre a un cráter en La Luna.
cps signature001_Página_1

Para la elaboración de este artículo se ha utilizado la siguiente bibliografía:

LIBROS
  • Teneriffe an astronomer’s experiment. C. Piazzi Smyth. London 1858.
ARCHIVOS
  • Real Observatorio de Edimburgo.
INTERNET
  • Wikipedia. Charles Piazzi Smyth

martes, 14 de enero de 2014

HISTORIAS DEL TREN

El Blog Historias del tren de Juanjo Olaizola Elordi dedica una entrada a mi libro “El Antiguo Tranvía de Tenerife”

Pulsando sobre la imagen se accede al artículo:

Imagen1

Gracias por tan estupenda referencia.

CANARIAS MI MUNDO – REFUGIO DE ALTAVISTA - EN RTVC

Charlando del refugio de Altavista en el programa “CANARIAS MI MUNDO”  de la Radio Televisión Canaria con Alexis Hernández..

IMG_2120


logo_rtvc_es_blanco_small_block
Acceso al programa en la página de la RTVC

jueves, 2 de enero de 2014

RECUERDOS DEL VIEJO TRANVIA

América ( la niña) y su padreExtractos tomados del diario “PEDAZOS DE VIDA” de América Reyes Expósito, en los que nos cuenta sus recuerdos del viejo tranvía, del que su padre, “Sebastián Reyes Rodríguez” fue Conductor.


… mi padre fue conductor del tranvía, cobraba muy poco dinero y no podía tomar ni café, por eso mi madre, cuando le tocaba trabajar por las mañanas, le preparaba un jarrito, que tenía esmaltado, con un poco de té muy caliente, le ponía gofio y me decía: “América anda para que le lleves el desayuno a tu padre que estará tullidito de frío y ten cuidado si te da alguna peseta, no la pierdas, que tengo que comprar papas y aceite.” Tengo que decirles que si tenía alguna pesetita eran de las que le daban las lecheras que bajaban en el tranvía.



…En aquellos tiempos corrían más penas que glorias. Yo, por ser la más vieja de siete hermanas, tenía que llevarle el desayuno a mi padre a la estación, y así me daba cuatro o cinco pesetas que le daban las gangocheras  que viajaban en la jardinera que era como un tranvía pequeño donde se transportaba lo poco que había en esos tiempos: las lecheras, floristas y panaderas además de mercancías prohibidas como los conejos, cerdos, gallinas y otros productos cárnicos. Les cuento todo esto para decirles que el azúcar que mi padre me daba era del café que le pagaban las gangocheras para que cuando pasaran por le fielato mi padre le dijera al inspector que no llevaban nada prohibido.

Me acuerdo mucho de cuando terminaba el desayuno me decía:

Súbete que te llevo hasta
La esquina del café “El Castillo.”

Antes de parar me decía:

Toca la campana para que la gente sepa que vamos a llegar
y ten cuidado no pierdas lo que te di  (eran unas pesetas).

 

Gangocheras y lecheras esperando el tranvía en La Laguna

Contaba muchas anécdotas, por ejemplo, cuando le tocaba trabajar para Tacoronte le gustaba porque al igual que en Santa Cruz, en San Benito  existía otro fielato con lo cual recibía papas, cebollas, vino y algunas otras cosas.  Un día hablando con un señor de lo alto de Tacoronte este le contaba que bajó para el médico porque se encontraba mal ya que hacía muchos días que <<no podía hacer del vientre>>. Ese día le tocó trabajar con mi padre a un cobrador que lo llamaban Camacho “el manco” y oyendo la conversación de mí padre con el señor enfermo le dijo:

Mire, no se preocupe que Sebastián es curandero y  habla
con el señor de la farmacia y verá que pronto lo cura.

Fueron a la farmacia y que sería lo que le dieron que este muy agradecido le dio a mi padre 10 pesetas que en ese tiempo le dieron a mi madre para darnos un banquete. Pero al cabo de unos días, dicho señor  buscaba a mi padre porque el purgante que le dieron en la farmacia lo había dejado sin fuerzas.

Con respecto al tranvía, era el único medio de transporte que existía entre La Laguna, Santa Cruz y Tacoronte. En él viajaban los estudiantes, los _MG_0007obreros, etc.  Me acuerdo de cuando bajaba por la calle Herradores con el sonido particular de las ruedas chirriando por los raíles y la campana sonando cuando llegaba a cada esquina. Era bonito cuando llegaba a la estación y los conductores se bajaban y de la trasera tiraban de una cuerda para darle la vuelta al trole. Cogían la manivela que tenía para maniobrar y esperaban a que subieran los pasajeros. Mientras el que tenía dos reales se tomaba un café, el que no los tenía esperaba en la estación a que el tranvía se llenara.


Lo que me gustaría contar es que cuando veo el nuevo tranvía me da alegría y llegan a mi los recuerdos  bonitos que tengo del otro. Felicito  a quienes  tuvieron la gran idea de ponerlo de nuevo en nuestras vidas. A mí, particularmente me gusta mucho.

1008-1

El tranvía 15
Solía ser conducido por Sebastián.

Bibliografía.

Fotos y textos de: América Reyes Expósito.

EN FERROCARRIL AL TEIDE

A pesar de que habían trasnochado, nos levantamos temprano, con la ilusión de visitar el Teide y comprobar por nosotros mismos la veracidad de las informaciones que nos habían dado sobre los maravillosos paisajes que se divisan  mientras asciendes hacia el volcán.

Nada más desayunar, nos dirigimos caminado por las adoquinadas calles de Santa Cruz hacia la estación del ferrocarril que está en la parte más alta de la ciudad. Compramos los billetes, y nos apresuramos a subir, ya que se aproximaba la hora de partida.

La primera parte del trayecto era una mezcla de zonas agrícolas y viviendas, en las que podíamos apreciar como los lugareños llevaban a cabo las tareas del campo. Al llegar a las primeras llanuras, le preguntamos a unos señores que iban sentados en el los asientos contiguos sobre que zona de la isla era aquella, indicándonos que ya estábamos a las afueras de la Laguna. Mirando a nuestra izquierda allí estaba la ciudad, destacando varias torres que supusimos eran de las iglesias. 

El tren tras una breve parada en la estación, continuó su marcha hacia la Esperanza, donde pudimos ver como el paisaje iba cambiando, se alternaban terrenos de labranza con pequeños bosques de eucaliptos y casas dispersas.

El tren continuó su camino ascendiendo entre pinos, hasta que en un momento dado comenzamos a sortear pequeñas montañas y picachos entre los cuales podíamos divisar los verdes valles de Güímar  y la Orotava. Entonces fue cuando se hizo realidad todo lo que nos habían comentado sobre la grandeza de lo que veríamos, es más, se habían quedado cortos en sus opiniones.

Alternando vistas a un valle y otro, llegamos a la estación que enlaza la línea del ferrocarril con el tren del norte, el que va desde Santa Cruz a La Orotava,  a través de un funicular. Paramos unos minutos para que diera tiempo a subir a los viajeros que esperaban en la estación, teniendo la mayoría apariencia de turistas como nosotros.



Continuamos viaje sin poder dejar de mirar por las ventanillas, y de repente allí estaba el Teide, destacando entre todo el paisaje. Avanzamos entre coladas, cráteres y plantas que nos resultaban desconocidas, hasta llegar a un lugar de color blanco, que contrastaba con los rojos y negros brillantes del entorno, averiguando posteriormente que eran las minas de San José.

Por fin, tres horas después de iniciar  la marcha en Santa Cruz, llegamos a la estación final, donde cogiendo otros trenes más pequeños, se podía ir a Guía de Isora o Vilaflor. Caminamos por los alrededores de la estación, para disfrutar del entorno antes de coger el funicular que nos llevaría hasta la cima del Teide.

Compramos nuestros billetes para el funicular y nos pusimos a la cola para iniciar nuestro ascenso. Por suerte no tuvimos que esperar mucho, ya que llegamos en el primer ferrocarril que subía hasta el Teide.


A medida que íbamos ascendiendo, el paisaje que se divisaba era más espectacular, cuando de repente alguien dijo “Mira La Gomera, y La palma” a lo que alguien respondió “lo que se ve  en la lejanía, ¿no es el Hierro? Efectivamente, eran las tres islas.

Mirando hacia nuestra izquierda podíamos ver también Gran canaria. Al bajarnos de la cabina, nos quedamos sin palabras, era indescriptible lo que estábamos viendo. Decidimos quedarnos sentados sobre unas rocas y disfrutar el momento.

Durante el regreso a Santa Cruz, no parábamos de comentar lo que habíamos vivido, las sensaciones que habíamos experimentado. Un día que nunca olvidaremos.

Relato de ficción que bien puso haber sido una realidad si el proyecto de ferrocarril de 1912, conocido como “Ferrocarril Central para Tenerife” se hubiese llegado a construir.

EL PROYECTO

En el año 1912 el ingeniero Juan José Santacruz había concebido un proyecto de ferrocarril que tenía como fin unir el Teide con Santa Cruz de Tenerife por su línea principal y con la Orotava, Vilaflor y Guía de Isora con tres ramales secundarios.
El trazado principal propuesto se inicia en Santa Cruz, en la parte alta de la ciudad, junto a la estación de llegada del funicular que se pretendía instalar para unir este punto con el centro y puerto.


Una vez superadas las pendientes hacia el Valle de La Laguna, las vías lo atravesarían por la parte Norte hasta llegar a Los Rodeos. Continuarían su trazado por los llanos que rodean La Esperanza para luego ascender hasta Las Cañadas bordeando los picachos de las cumbres, alternando la parte norte con la sur, ajustándose al terreno. Atravesaría los picos de Ayese e Ygeque, punto en el por medio de un funicular o ferrocarril de cremallera enlazaría con el ferrocarril a La Orotava.

Entraría en Las Cañadas por el Portillo, avanzando hacia el Teide por  Montaña Rajada, siguiendo por las llanuras de la Caldera hasta llegar a las faldas del volcán por su cara suroeste, donde finalizaría esta línea principal, que enlazaría con Vilaflor y Guía de Isora con sendos funiculares o cremalleras.

La ascensión del Teide se realizaría desde este punto por medio de un ferrocarril de cremallera o funicular, que salvando las pendientes, trasladaría a los visitantes hasta el mismo pico.


El Ayuntamiento de Santa Cruz acordó remitir al Presidente del Consejo de Ministros una solicitud de declaración de interés estratégico para este proyecto, destacándose como uno de los factores de interés las ventajas que aportaría al desarrollo turístico de la isla.