.

LIBROS PUBLICADOS REDES SOCIALES
Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

jueves, 20 de julio de 2017

ORO EN EL TEIDE

Una mañana, rumbo al trabajo en la guagua, en la conversación mañanera del día, con los mayores, durante el viaje surgió por casualidad en el contexto de los trabajos que estos mayores hacían cuando eran jóvenes en el parque,  un comentario que me llamó la atención, que más o menos reproduzco a continuación:

"Trabajando en el Teide, le contó a este señor (joven de 20 años en aquella época) un señor de la Orotava que trabajaba con ellos y llevaba ya mucho tiempo trabajando allí, que sabía donde estaba una mina de oro en una de las montañas del Teide (entendiendo que se refiere a alguna de las montañas del Parque)"

Al parecer la mina estaba oculta, ya que habían tapiado con piedras su entrada.

Partiendo del principio que en el Parque Nacional del Teide  no hay oro, quise suponer que se referiría a algún tubo volcánico en el que tiempo atrás alguien hubiera buscado oro, evidentemente sin encontrarlo.



Foto de una pepita de oro

Esta historia me llevó a investigar  sobre la materia a ver que aparecía, y la sorpresa es que si que encontramos relatos al respecto debidamente documentados:


------------------------------------------------------------------------------

La Data del 14 de marzo de 1515, regoge: "Merced a los Ldos. Luis Zapata y Ortún Ibáñez de Aguirre, miembros del Consejo Real, de los mineros de oro, plata, arambe, alumbre, capanosa, azeche, azul, cardenillo, alcohol, bermellón, azongue, hierro, plomo, estaño, cobre y otros metales descubiertos y por descubrir, de la Sierra del Teide, Montaña Armajen y demás lugares de la Isla de Tenerife, tanto de realengo como de señorío"

Thomas Sprats  recoge en su publicación, escrita en 1667,, "History of the Royal Society of London. A Relation of the Pico Teneriffe"  los relatos manuscritos por los comerciantes  Mr Clappham, Philips Ward, John Webber, John Cowling, Thomas Bridges y George Cove,  :


"...  un fundidor de campanas de La Orotava le contó que con la carga de dos caballos de esa tierra, obtuvo el suficiente oro como para hacer dos anillos grandes."

"...  un portugués que había estado en las Indias Occidentales, le dijo que su opinión era que allí había minas de oro y plata tan buenas como la mejor de las Indias"


J. Edens. se supone que en su estancia en Tenerife en 1715 descubrió una mina de oro que pronto vendrían otros a explotar y conquistar.


Viera y Clavijo en una nota recogida en su publicación "Historia de Canarias" (1772-1776) destaca que las historias sobre el oro en el Teide son exageraciones y errores.


Bory de Saint-Vincent Estuvo en Canarias en  noviembre de 1800  para escribir su libro  “Ensayo sobre las Islas Afortunadas y la Antigua Atlántida". En el mismo da validez a la existencia de oro y otros metales preciosos. Deja recogido además una leyenda extendida entre la población relativa a la existencia de minas de oro que el rey de España no ha querido que se exploten por temor a que los ingleses se apoderen de las islas.


Nicolás González Lemus en su artículo "EL Teide. Evolución histórica de su imagen en la literatura de viajes" recoge algunas de estas leyendas e historias de antaño:
"...Pero a partir del siglo XVI realizar excursiones de exploración hacia el interior de la isla, sobre todo para subir la montaña más alta conocida, era una de las mayores ilusiones difícilmente alcanzable de los viajeros, a pesar del escaso conocimiento de la isla y en particular del Teide. Sin embargo era todo un reto, entre otras razone porque se creía que en el Teide se encontraban minas de cobre, plata y oro, en consonancia con la creencia de la época. Cuando Stevens hace la ascensión al Teide era precisamente unos momentos en que empezaba a creerse que en las montañas yacían el oro, la plata y otros minerales. El fundidor de las campanas de La Orotava había dado fe de ello. Le había comentado a un médico y comerciante inglés residente en el pueblo, que de la tierra de Las Cañadas había extraído tanto oro que pudo hacer dos hermosos anillos. Y un portugués le había contado que, después de estar en las Indias Occidentales, él creía firmemente que en el Teide había minas de oro y plata tan ricas como la de las Indias. Otro lusitano al parecer había extraído dos cucharadas de plata de la tierra del Teide. Sin embargo, nadie había podido demostrar la existencia de tales minerales..."

Fátima Hernánez Martín (directora del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife) también en el artículo "Souvernir" publicado en la web de Museos de Tenerife en 2016 también se hace eco de las creencias sobre la existencia de oro en el Teide:
"... Según recuerda Aznar Vallejo (2003), las posibilidades mineras del Teide, en siglos pasados, alentaron siempre –erróneamente- grandes expectativas, aunque nunca tuvieron consistencia real. Considérese, por ejemplo, la concesión en 1515 de las minas de oro, plata, alumbre de la Sierra del Teide y la Montaña de Armajen, a favor de los licenciados Zapata y Aguirre (Aznar Vallejo, 1981: Documentos Canarios en el Registro General del Sello (1476- 1517). No olvidemos que, por entonces, Europa se hallaba ávida por coleccionar –atesorar- especímenes zoológicos, botánicos o muestras geológicas procedentes de las tierras que se iban conociendo. Todo asombraba y maravillaba a los estudiosos...."
****************************

La realidad nos dice que en el Parque Nacional del Teide si que existieron minas,  pero de azufre y piedra pómez.