.

LIBROS PUBLICADOS REDES SOCIALES
Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

viernes, 24 de marzo de 2017

DEL LIBRO DE FIRMAS DEL REFUGIO DE ALTAVISTA

En la revista "Aire Libre" de septiembre de 1947 se ha publicado parte del contenido del libro de visitas del efugio de Altavista ─ libros que tristemente han desaparecido, posiblemente se hayan perdido para siempre─





Copia literal de las publicaciones.

CURIOSIDADES ISLEÑAS
Los que han escalado el Teide
(De la revista Aire libre - septiembre de 1947)

Aquí todos hablamos del Teide, pero ¿cuántas son las personas que han escalado sus faldas? Si se tienen en cuenta las dificultades que hay que vencer para asomarse a Altavista y al mismo cráter, han sido muchas. A título de curiosidad, vamos a reproducir algunas opiniones y nombres de las personas que dejaron constancia de su paso en el Refugio.  




Remontémonos al 26 de junio de 1929 y demos comienzo...

Avelino Montesinos abre la marcha. Ascendió el 26 de junio. El mismo día Andrés Mineles,
Sin constancia de fechas, siguen las anotaciones de los señores E. W. Smith, K. M. Cleer, M. Hasselt y D. E. Clarkson, todos ingleses.

Después, Emilio Madrid, de Jaén, de la Standard Eléctrica. De la misma compañía, Carlos Wenzzel, natural de Suiza.

Jacques y Seone Jaspar, de Bélgica, 3 de octubre de 1929. Observación: horizonte despejado.
Octavio Van Praet, de Bélgica, 3 octubre 1929. (Quinta ascensión).
Albert de Lathouwer, de Belgica. 3 octubre 1929.
Wilhelm Friedensburg. 7 octubre 1929.

El 13 de octubre de 1929, un grupo compuesto por los señores John Frant, Cónsul en canarias de Inglaterra; Sophia Frant, Cándido L. García Dorta, José María Segovia (Escuela Comercio Tenerife), José Cerezo (Primer Decano de la facultad de Ciencias canarias) y José Romero y Valenzuela (Fiscalía Jurídico Militar).

Otra nota del 13 de octubre de 1929, que comienza así: "Todos hemos venido a buscar un camino cómodo para subir y bajar. Tiempo bueno, cielo cubierto. temperatura en el Pico, a las ocho, 2 grados bajo cero".  La suscriben los señores Ochoa benjumea, Ingeniero Director del Puerto de Santa cruz de Tenerife (segunda ascensión); Francisco Armenta, capitán de ingenieros e ingeniero municipal; Francisco Escobar, teniente de ingenieros; Helmut Lietke, ingeniero alemán, de berlín.

Luego, del 19 al 23 de octubre, tres ingenieros alemanes, señores Frederig Albrecht, helmut Lietke y Henrique Wegner, "para tomar medidas para un camino aéreo y comodo para subir y bajar; cada dos ascensiones, mucho frío y viento". Les acompañaron los carpinteros José Rodríguez, Domingo Carballo, Eladio León y Manuel Rodríguez, que consignaron "temperatura, 5 grados bajo cero".

Cerramos el año 1929 con los nombres de lo sseñores John G. BroadBent y Marjery G. Broadbent de Londres (6-7 diciembre); German Dalen, de suecia (22 diciembre) y un grupo de Boy Scouts alemanes en lo que destaca en claro español,  "¡menudo frío y viento!".

Abrieron la marcha de las excursiones al Teide, en 1930:

Mr. y Mrs. H. F. Johnson (Elgin, Scotland).
El 7 de enero, los señores Juan Helille, de Atlantic Foto, S.A., y Gustav Essler, de Viena.
El 7 de febrero, dos suecos: señores Ragnhild y Reinholf Rehbinder.
EL 2 de abril leemos ─o desciframos a medias─ los nombres de los señores Franz Fischer, Mater Reinnhold Koeppel y Juana Koeppel.

Dos días más tarde, 4 de abril, anotamos: Panz Lang, Clare Totmann, Dr. Fr. A. Ostermann, Vincent P. Mobls, Lodgan Homort, Gunther Rotmann.
Otro par de días y dejaron nota de su visita al Teide, Adolf C. Sehmind y Karl trenkel. Sigue la firma de E. D. Chaytor.

Y pasamos al 15 de abril de 1930. Una pareja británica: Kenneth E. Cole y S. H. Cole.
Despues, 22 y 23 de abril, otra vez el señor Karl Trenkel, acompañado de carl Zickmayer.
El londinense Frances K. Hosali coincidió, el 6 de abril, con el berlinés Erhard Kaiser.

El 15 de mayo ascendió Miguel Alberdi de Tolosa. Anotó: "Esta ascensión es por puro alpinismo, en representación de la Federación Vasco Navarra de Alpinismo y del grupo alpino "Condirik-Mendi", de Tolosa, Guipúzcoa. Alcancé la cumbre el 16 de mayo, a las 7 de la mañana, acompañado del guía José".

Del 4 al 5 de Mayo, G. W. Arilter, con la dirección "Güímar, Tfe."
En las mismas fechas Sonja Steibock, de Moscú.
En junio, hay bastante "clientela".
El día 13, el señor Juan López Marizatt anotó: "Buen tiempo y algunas agujetas".

El día 14 de junio, con temperatura buena, y el día 15, con mucho frío, ascendieron los señores Rafael Álvarez, Antonio Ramos-Izquierda y Carlos Schwartz. El mismo día 15 otro grupo compuesto por los señores A. Ahlers, H. Untiedt, H. Bahuhe y Francisco Menéndez Rodríguez.

Y damos fin al primer semestre de 1930 El 21 de junio, el señor O. Ara, ingeniero de obras, consignó que se contentaba con contemplar el paisaje desde el refugio, esperando el poder ver las fumarolas del cráter ..." (¡Ya ha llovido desde entonces!)

El Inspector general del Cuerpo de Minas, señor A. de la Rosa, subió en la misma fecha al cráter, recogiendo muestras, Expresó: "Podría entonar una loa a la belleza y magnificencia del paisaje, pero prefiero ser sincero y declarar que su contemplación no es contemplación suficiente a la paliza que representa la subida y el descenso".

En el segundo semestre  estuvo en los dominios de S. M. el Teide una comisión del Instituto Geográfico.

El 1 de julio de 1930, el doctor Friedrich Karl Nevermann, de Hamburgo, y ocho días después, también ascendieron los señores Fritz Filter Prihwalk y Ernst Pageh.

En la segunda semana de julio anotamos el paso de una comisión Geodésico-Astronómica del Instituto Geográfico, formada por los ingenieros geógrafos señores Luís Cadarsa y Fernando Gil Montaner. Siguiendo sus trabajos hicieron observaciones astronómicas en el Pico del Teide, en el que determinaron la latitud,  diferencia de hora Greenwich y azimut absoluto, con la precisión que permiten los más modernos métodos. "Utilizamos para estos trabajos dos astrolabios, cronómetros eléctricos  de precisión, cronógrafos registradores y estación receptora de T.S.H."

"Hemos tenido gran suerte con el tiempo, pues aunque en las noches de trabajo descendió el termómetro hasta los 8 grados bajo cero, la calma absoluta del ambiente y la transparencia sin límites del aire, permitían trabajar seguros de magníficos resultados, cuando en Madrid se efectúen los complicados cálculos."

"Pasamos la noche de llegada en el hospitalario refugio de Altavista, en donde rendimos ferviente recuerdo de agradecimiento a su fundador, el benemérito Mr. Toler. Cinco noches pernoctamos en el campamento que establecimos en La Rambleta y nunca cesamos de admirar el soberbio Pico y el Panorama que desde el se descubre, ¡magníficas salidas y puestas de sol! ¡Atrayentes mares de nubes! Pesada y molesta es la ascensión, pero queda todo compensado con el espectáculo grandioso que desde el Pico se presencia."

En esta excursión acompañó a dichos geógrafos el meteorólogo de Izaña señor López Solás. "En Izaña, el y su señora los brindaron cordial hospitalidad, en cuyo recuerdo bautizamos el campamento con el nombre de Villa Alieja"



Para auxiliar en sus trabajos a dicha comisión, ascendieron también Juan Vega Milina, Esteban Soto  García, Venancio Martín y Luís Quintero, sargento, cabo y soldados de ingenieros.
El 13 de junio ascendieron los señores Ricardo Hurtado y Rafael Villegas Romero, acompañados del guía José bethencourt.

Suben desde la Orotava andando, Ricardo Stasny y Señora, que completan la excursión al teide los días 19 y 20 de julio.

El 26 de julio suben los exploradores de Arafo y Santa Cruz.  Florencio Vázquez, Pedro González, Santiago García, Guillermo Sureda, Pablo Dionis, Belisario fariña y Tomás Brito.
"Magnífico espectáculo" anota el belga señor Cronquet, el 8 de agosto.

El 16 de agosto hacen su segunda ascensión los señores Esther M. Willis y James G. Willis.
El día siguiente hicieron acto de presencia en el Teide, Emilio Días López, Rafael García, Severo Hernández y Manuel Rodríguez. El 20 de agosto, Emilio Díaz Tacoronte.

Cerramos el mes de agosto de 1930 con un grupo de ingleses, señores A. King, Horenee M. King, Frank H. King y John N. King de Birmingham.

El 4 de septiembre de 1930 escalaron el Teide los señores Balllon y Josef Blatt, austriaco.
De las Palmas salieron el 8 de septiembre, con objeto de visitar el Pico, lo señores Deogracias Rodríguez, Canónigo de Canarias; Juan Espino, Chanire de Canarias; Francisco Rodríguez y Juan Sánchez, comerciante de Las Palmas, visitaron las alturas los días 1o y 11. "tiempo esplendido, sol descubierto y suave brisa. La atmósfera no estaba muy clara, pero pudimos distinguir perfectamente toda la isla de Tenerife y la silueta de las otras seis. En estas fechas solo encontramos nieve en la llamada Cueva del Hielo." Reputamos infundadas las observaciones que se nos hicieron en La Laguna respecto a  la corrupción que en estas alturas experimentan las carnes y bebidas alcohólicas. Nada de eso: las carnes, tal cual nos las prepararon en el Hotel Victoria han llegado en perfecto estado, y las bebidas no han perdido sensiblemente ninguna de sus propiedades. Quizás en otra época resulte fundado lo que allí se nos dijo.

Del 12 al 13 de septiembre ascendieron al Teide, procedentes de San Juan de la rambla un grupo de veraneantes, "Día hermosísimo, pero las brumas bajas nos impidieron ver el Norte de la isla y poca cosa de La Palma, Gomera y Gran Canaria. Quedamos en extremo satisfechos de la excursión". La expedición la componían los señores Dolores Yanes de G. Pineda, Mercedes G. Ruiz de Hernández, Concepción I. de Paz, Antonio y Alfonso González Ruíz, Ramón L. Hernández, José Díaz Llanos Bautista, A. Oramas Cué y Basilio Hernández Rodríguez.

Del 14 al 15 de septiembre visitas de extranjeros. Los señores R. y T. Gumbricht, de Baviera; Pablo Weller de Leipzig y Anita Eter, que anotaron "ahora, Santa Cruz Tenerife, La Rosa, 75".

El 5 de febrero de 1931 llegan al Teide un grupo de noruegos. Lo componen los señores Alfred Barclay Maldell, Gerhard Meidell y Arne Stangeby. Observaron las siguientes temperaturas 8 de la mañana, 6 grados bajo cero; 2 de la tarde, 22 grados sobre cero; 8 de la tarde  2 grados bajo cero.

La gente nativa tarda en decidirse, pues las siguientes anotaciones siguieron correspondiendo a extranjeros. Veamos:

17 de febrero, J. W. Herton y Robert H. Chalmers, de Inglaterra.
Los días 7 y 8 de marzo, Otto y Berta Haberland. Elsa Montefideo, Fran Ella Pocller y Fran Elisabeth Muntefering, todos de Dusseldorf.

El 7 de marzo siguiente, J. G. Kinlock, A Vivien y varios nombres indescifrables, pertenecientes todos a una expedición inglesa.

Siguen las anotaciones a cargo de extranjeros de ambos sexos - alemanes, austriacos, belgas, holandeses e ingleses -, que ocupan los meses de marzo, abril y mayo de 1931. Hasta este último mes, no dan señales de vida los excursionistas canarios.

En los primeros días de julio de 1931 ascendieron al Teide un par de alemanes. Dos expedicionarios, Manuel Machado Mesa y Anatolio Álvarez García, subieron sin guía el día 6.

El 11 de julio, subieron al pico los señores T, Cordón, Fernando Cordón y Modesto de Vidarte. Hay una nota: "Por el honor de Tenerife y España, es preciso construir un refugio en mejores condiciones".

Registramos el paso de nuevos extranjeros, predominando el apellido Mackay. Entre estos visitantes varios entomólogos finlandeses.

El 25 de julio hay una verdadera invasión: Andrés Matos, Efigenia Barbuzano de Gordillo, Narciso Barrera, Juan Rodríguez, Eustaquio García, Alberto Padrón, Cristobal Martín, Miguel Martín. Manuel castro, Avelino Montesino,  Francisco Gordillo Juan Valladares, J. Albertos, Ana Valladares, Leto Valladares, Basilio Valladares, A. Matos, F. Martínez, Hildebrando Padrón y Eustaquio García. Varios de ellos son parte de la expedición de 25 exploradores de Santa cruz de Tenerife, que pasaron dos días en Altavista sin obstáculo alguno.

El 29 de julio registramos una expedición con mucha suerte, pues tuvieron la dicha, según hicieron constancia de que "hemos visto todas las Canarias y además la isla de Madeira y Costa de África. Un día limpio, tranquilo, como para no olvidarlo jamás". Firman Vicente F. Oliva, Petra Fernández- Oliva y Pérez, Carolina Chaputi, Concepción de Torres, Mercedes de Torres, Juana de Torres Edward. Agregó Consuelo Fernández Oliva: "Quedé encantada ante tan grandioso espectáculo", pero María Castro y Ascanio, que seguramente llegó malhumorada por la ascensión, hizo constar: "Lo vi pero no lo quiero recordar". Seguramente que lo habrá recordado, pues días tan magníficos como ese 29 de julio no abundan.

El 16 de agosto de 1931 hay abundancia de excursionistas que llegaron hasta el Pico Teide. Un nutrido grupo de de auténticos Canarios - muchos Martín, Torres, Hernández, etc -, un encendido canto al Teide de don José Verón, quien recomienda construir un nuevo pabellón junto al refugio, para comedor general, y se haga mejoras en los dormitorios... Pepita Sabaté lamenta no ser pintora para reproducir las bellezas del gigante Teide. Matilde Sabaté y Miguel García hilvanan unas poesías.

El 19 de julio, suben M. Fjangberg, finlandés. Optaciano de la Vega,  José garcía Pérez, Fidel Tarbiján y José Regalado González que sospechamos que no eran finlandeses.

El día siguiente cubren sus objetivos los señores Arturo Manrique Claire, Dejaunay Dantel Morales Lynch, Belisario Fajardo, el parisino Bobout, los holandeses Max Seidel, Thomas Shyterman y Dr. Herbrand.

El 23 de agosto, Fructuosa Palenzuela, Emiliano Dorta, Domingo García, Pedro Hernández, Teodoro González y Emeterio Hernández Rodríguez. 

Con cielo despejado, luna hermosísima, temperatura deliciosa, alcanzaron la cumbre el 23 de agosto a las 8 y media de la noche, María de Azcárate de Entrecanales, J Entrecanales y Pablo Larrarte.

La pintora Eva Fernández subió el 26 de agosto, "Con algo de calor, hermosa luna", El mismo día, Sebastián Fernández Jiménez. También el día 26 Josefina Luz y Jiménez, María Luisa Fernández Jiménez y el estudiante Isidoro Luz Jiménez.

Cierran el mes de agosto de 1931, día 29, un profesor alemán y los pintores también alemanes Fant Hoch y señora.

El primer día de septiembre de 1931 suben al Teide varios extranjeros: el profesor Renz de Guatemala; el arquitecto parisino André Hallzard y el también parisino Jacques de Montmarie, que anotó, el sabrá por que, "ex gentleman".

13 de septiembre. "Tiempo bonísimo". Vieron la salida y puesta del sol desde las alturas varios nativos del Puerto de la Cruz, a saber: Santiago Martín García, Rafael Oramas Carrillo, Guillermo Pérez Regalado, Domingo Hernández, Jerónimo Rodríguez, Rafael Abreu, Rogelio Hernández, Eliseo Abreu, Vicente Jordán y Manuel Abreu González.

El mismo día, nuestro estimado compañero don Francisco Medina, dejó constancia de la admiración que siente por Tenerife; y su amor a la profesión le hizo escribir: "Lea Vd "La tarde", El mejor diario". La "Excursión Medina" estaba compuesta además del citado compañero por los señores Elías Castro, Toribio Padrón, Antonio P. Alayón, Juan D. Plata, Antonio Navarro y Faustino Castro.

El día 19 de septiembre subió un pequeño grupo hasta el cráter. "sin poder disfrutar  de la salida del sol, por estar nublado" Sus componentes fueron las señoras Elena Mac-Kay y Moreno y Elena Mac-Kay de Santos y los señores Humberto Lecuona y Mac-Kay, G.B. Mac-Kay y Hamilton.
Carlos Funchs de Hamburgo estuvo por las alturas el 24 de septiembre. Escribió unas frases en su idioma natal. No las entendemos pero adivinamos que entre otras cosas expresa su agradecimiento al "mulo moreno" que utilizó para la ascensión.


Cierran el mes de septiembre varios nombres más de alemanes que escalaron el Teide en diferentes días.

En el mes de octubre ascendió una expedición patrocinada por el Museo Canario de Las Palmas. La detallaremos en nuestra próxima edición.

Día 12 de octubre de 1931. Fiesta de la Raza. Una expedición patrocinada por "El Museo Canario", sociedad de ciencias, letras y artes de Las Palmas, escaló el Teide, sirviendo anhelos siempre sentidos. "Los propósitos científicos que animaron la expedición -hicieron constar los visitantes-, han quedado en gran parte servidos, a pesar de que el tiempo, lluvioso y frío, ha estorbado la satisfacción de aquellos".

En efecto, a las 5 de la mañana, la temperatura era de 2 grados sobre cero. Los expedicionarios cumplieron  la misión que se propusieron y el consabido elogio al Teide, por su sobriedad, es aún más elevado: "Todo lo que inspira al Teide es más para sentido que para expresado en la sobada literatura ponderativa de que tanto se usa y se abusa. Nosotros así lo entendemos, con nuestro respeto para quienes no participen de nuestras opiniones".

La expedición estaba compuesta por los señores José Moreno Naranjo, Eduardo Benítez, Dr. J. Gómez Bosch, Navarro Verdú, Díaz navarro, Juan L. Ayala, Pedro Trujillo, Juan del Río, Alfredo Cabrera Fuentes, Tomás Arroyo, M. Echevarría, A. Machín, Ildefonso Báez y César Gómez.

Siguen el mismo día igual ruta el fotógrafo Vicente Pla, Luis Mesa López y un par de indescifrables extranjeros, que se repiten durante algunos días, que suponemos serían tan frescos como el de la Raza.

Los días 22 y 23 de noviembre visitan el Teide el  capitán y oficiales del crucero alemán "Karlsruhe", que junto a sus anotaciones personales dejaron un dibujo en tinta, por mano hábil,  del refugio y sus cercanías.

Los comienzos de 1932 siguen en turno los expedicionarios extranjeros, entre los que captamos los señores Van den Branden-Jean y Maurice y unos cuantos señores ingleses. Por sus apellidos llamativos registramos la anotación hecha por Mr. y Mrs. Osborne Walker. Dos nombres de autentica solera...

De la expedición turística que viajaba en el "Mexique", 35 personas escalaron el Teide, corriendo la organización de la excursión a cargo de la Oficina de información y turismo del Cabildo. La Mayoría eran estudiantes franceses de medicina y derecho y fueron conducidos hasta la planicie de las proximidades de Aguamansa por autobuses guiados por Francisco Rodríguez y Fermín Higuera.

El tiempo fue "hermoso como nunca; hemos presenciado la salida del sol; quedando maravillados de tanta belleza. Había bastante nieve y todos nos hemos divertido mucho."  Esto ocurrió el 28 de marzo de 1932.

El Club deportivo Bilbao estuvo representado por un socio el 17 de abril de 1932. Escribió unas cuantas frases en vasco, finalizadas con un viva a canarias.

Los siguientes visitantes del Teide fueron varios extranjeros -ingleses y alemanes-, hasta que el 26 de abril llegaron a la cumbre unos excursionistas que hicieron el viaje a pie desde La Orotava. Fueron Celtiverio Pérez, Maurzo Morales, Andrés Gómez y Francisco García.

El día siguiente subieron los tenientes de infantería señores Servando Accame, Ildefonso Machado. Este último consigno: "Primera y última excursión hasta que hagan el funicular". En realidad, este ha sido el modo de pensar de la inmensa mayoría de visitantes. Hay más anotaciones a cargo de oficiales del ejercito, siendo las más legibles las de los señores Esteban de Saavedra y Juan Pallero.

Más excursiones en el mes de mayo. El trío Pepmore, de la Masa Coral, luego, varios catalanes, señores Margarit, Valls, Marangues y Ras, "Podéis estar orgullosos, tinerfeños, de la grandiosidad de este monte", escribieron.

Otro rosario de extranjeros. Primero, un doctor de Dresden, luego un capitán de Caballería, de Bélgica, varios alumnos del Colegio Alemán de tenerife. Cierran el mes de mayo de 1932 mmás turistas alemanes  --Y ya está bien por hoy.

El mes de junio de 1932 comienza con el paso por la cumbre de varios extranjeros alemanes en su mayoría. Les siguen algunos paisanos, en su mayoría del sexo femenino: Candelaria Albelo, Niceta Bello, Rosario Martín Díaz, Antonia Albelo Ramos... ¡Bien por las damas decididas! El sexo fuerte está representado por los señores José H. Trujillo, F. García, V. Martín Díaz, Francisco Ramos Rodríguez y Santiago Fernandez Ruan.

El 13 de junio asciende el director general del Instituto Geográfico, don Honorato Castro Bonel, acompañado de su joven esposa, señora María Teresa de Castro. "De regreso de la cumbre, encantada y dolorida, pero dispuesta a subir otra vez si la ocasión se presenta". ¡Otro hurra por las damas! Acompañó a los señores Castro, don Nemesio López Solas, que hizo constar que l aexcursión fue magnífica.

Por segunda vez ascendió Gonzalo Cáceres. Fecha 12 de junio. Una semana después, Federico Tschusi hacía constar que con la de ese día eran nada menos que ocho las visitas que ha hecho al padre Pico. Siguen varias notas con esa letra característica de los germanos. Entresacamos l afirma de nuestro amigo don Bernardo Diepenbrock.

El 22 de junio se registra el paso de la familia Méndez, A. mendez...

Favorecidos por una temperatura excelente, los profesores del Colegio de San Isidro, La Orotava, visitaron la cúspide del 22 al 23 de junio.

El 24 de junio, Maximiliano Delgado expresó: "Mi viaje coincidió con mi cumpleaños y con una gran puesta de sol..." El día siguiente, R. Hernández visitó aquellos lugares y pudo apreciar la fantástica puesta de sol, y como la sombra del Teide tendiase sobre la isla del Hierro.

Varios holandeses y alemanes ascendieron a continuación antes de llegar al final de junio, que se cierra con una nutrida representación: don Antonio Poggio y Monteverde, Dr. Peraza de Ayala, señor Vandewalle, señoras María Isabel Solano, Consuelo Solano, Elisa Estanga Cologan, Eugenia Estanga y Cologan y Olga de Aguilar de Vandewalle, y señores José R. Valcarcel, Diego Tabares y Lugo, Luis de Sotomayor y Fernando Gómez de Barreda.

Reproducción de los artículos















Biblioteca Pública Municipal de S/C de Tenerife

Periódico Aire Libre - Septiembre de 1947